Reseña: Poets, Philosophers, Lovers

R

BOLETÍN DE LA ACADEMIA NORTEAMERICANA DE LA LENGUA ESPAÑOLA  

Frederick Luis Aldama y Tess O’Dwyer (Eds.). Poets, Philosophers, Lovers. On the Writings of Giannina Braschi. Pittsburgh, PA: University of Pittsburgh Press. ISBN: 9780822946182. 168 p.

Puertorriqueña, estadounidense, nuyorican, latinoamericana y latinx, poeta, novelista, dramaturga y artista, Giannina Braschi desafía cualquier intento de clasificación. Con una obra iconoclasta que se viene desarrollando desde los años 80, Braschi ha ayudado a moldear el panorama de la literatura escrita por latinas, latinos y migrantes en EE.UU., diseñando estrategias lingüísticas, estéticas y éticas para abordar los problemas que surgen de vivir entre dos culturas y dos países, de los cuales uno mantiene un firme control político sobre el otro. El nuevo volumen Poets, Philosophers, Lovers. On the Writings of Giannina Braschi, editado por Frederick Luis Aldama y Tess O’Dwyer, viene a saldar una deuda con la bibliografía crítica sobre la obra y vida de Braschi, además de ser un merecido reconocimiento de su trabajo literario. Ambos editores tienen credenciales de sobra en el área: como académico, Aldama ha publicado y editado varias decenas de estudios sobre la producción cultural chicana y latinx, y O’Dwyer es la traductora al inglés de los libros que Braschi originalmente escribió en español y espanglish: Imperio de los sueños (1988) y Yo-Yo Boing! (1998).

La obra de Braschi surge desde las entrañas del movimiento nuyorican, al lado de poetas como Pedro Pietri, Nancy Mercado y Edwin Torres, pero también se inserta en el campo literario puertorriqueño que transita entre la isla y Estados Unidos, dialogando con la producción de autores contemporáneos como Urayoán Noel, Nicole Delgado y Raquel Salas Rivera y los más clásicos como Luis Rafael Sánchez, Ana Lydia Vega, Julia de Burgos y hasta –en ciertos elementos– Luis Palés Matos. Una figura fundamental de la cultura puertorriqueña insular que aflora en la obra de Braschi, aunque de manera sutil, es la de Nilita Vientós Gastón, a quien le dedica United States of Banana, su última novela publicada en 2011. Abogada de profesión e intelectual por elección, Vientós es conocida no solo por su exitosa participación en el “Pleito de la Lengua”, que estableció el uso exclusivo de la lengua española en los tribunales nacionales, sino también como la directora de Asomante y Sin Nombre, importantísimas revistas literarias que en conjunto circularon de manera trimestral desde los años 40 hasta los 80.1 El gesto de Braschi de dedicar su opus magnum a Vientós no puede pasar desapercibido por la relevancia de recuperar las trayectorias de mujeres intelectuales de Puerto Rico.

Más allá del universo boricua, Braschi comparte elementos con la producción cultural caribeña en general. Pienso en las semejanzas con la figura afrocaribeña Ananci, mitad hombre, mitad araña que, a través de sus engaños, ofrece moralejas muchas veces despegadas de la moral. También vemos perspectivas afines en poemas del Caribe anglófono, como “Colonization In Reverse” de la poeta jamaiquina Louise Bennett, que invierte las relaciones de poder establecidas por el colonialismo británico en la región. Asimismo, la poética de la voz que desarrolla Braschi es comparable con la búsqueda de imbricar la escritura con el habla popular en la obra del poeta e historiador barbadense Kamau Brathwaite. Por otro lado, como señala Aldama en su introducción al volumen, también se puede entender la escritura de Braschi en diálogo con autoras afroestadounidenses, como Audre Lorde y Claudia Rankine, ambas de origen caribeño. Sin lugar a dudas, la obra de Braschi es carnavalesca, aspecto que, a través de un estilo y temáticas particulares, la conecta profundamente con una tradición literaria caribeña.

Laurent Elie Badessi portrait of Braschi

Vanguard Forms and Latinx Sensibilities

Poets, Philosophers, Lovers, que incluye doce trabajos más una entrevista a Braschi, se divide en tres secciones: “Vanguard Forms and Latinx Sensibilities”, “Persuasive Art of Dramatic Voices” y “Intermedial Poetics and Radical Thinking”. El prefacio de Ilan Stavans es más bien un saludo que una presentación, pero ayuda a situar desde un comienzo la relevancia de Braschi en el campo intelectual latino-estadounidense. Por otro lado, la introducción de Aldama ofrece una necesaria contextualización de la vida y obra de Braschi, identificando algunos temas sobresalientes, como el uso del espanglish, su crítica al colonialismo estadounidense y la negociación entre la cultura letrada y popular.

La primera sección es la más extensa, con cincos capítulos que giran en torno a cómo Braschi utiliza la lengua y el lenguaje en su obra. Parte con “The Uncommon Wealth of Art: Poetic Progress as Resistance to the Commodification of Culture in United States of Banana”, donde Madelena Gonzalez plantea que la última novela de Braschi construye una estética de delirio que ofrece una alternativa ética al avasallador impacto del capitalismo tardío. En el siguiente capítulo, “Rompiendo esquemas: Catastrophic Bravery in United States of Banana”, John “Rio” Riofrio conceptualiza la expresión “romper esquemas” para explicar los aspectos iconoclastas en la narrativa de Braschi, en términos estéticos, ideológicos y genéricos, entre otros. Ambos capítulos apuntan a una clave en la novelística de Braschi: la transformación de la tragedia en una potencia creadora, que, en este caso, narra cómo el ataque a las Torres Gemelas gatilla el cambio de paradigma en el eje de poder mundial para dar paso a la creación de las Naciones Unidas sin Naciones, con la apertura de las fronteras de EE.UU. y el otorgamiento de pasaportes estadounidenses a todos los latinoamericanos. El tercer capítulo, “Exile and Burial of Ontological Sameness: A Dialogue between Zarathustra and Giannina”, de Anne Ashbaugh, sigue con el análisis de United States of Banana, pero desde una perspectiva filosófica que revela los vínculos que establece Braschi con la obra de Nietzsche, en particular sus ideas sobre conceptos como el destierro/exilio y la libertad.

Los últimos dos capítulos que cierran esta sección tratan explícitamente los aspectos lingüísticos que desarrolla Braschi. En “Yo-Yo-Boing! Or Literature as a Translingual Practice”, Francisco Moreno-Fernández cuestiona el uso del término espanglish por implicar una alternancia entre español e inglés, cuando Braschi –según argumenta el autor– se mueve fluidamente entre los dos idiomas en lo que se conoce como translanguaging. Maritza Stanchich, en “Bilingual Big Bang: Giannina Braschi’s Trilogy Levels the Spanish-English Playing Field”, ofrece una lectura de Imperio de sueños, Yo-Yo-Boing! y United States of Banana en relación a la lengua en que Braschi escribe cada libro: español, espanglish e inglés, planteando que esta estructura no solo refleja la trayectoria de vida de la autora – algo que la misma Braschi ha dicho–, sino que también enuncia el bilingüismo como lengua franca de las Américas, en pos de eliminar el binario norte-sur. Este análisis se detiene en la relación entre lengua y política, destacando la metáfora que Braschi construye de las posibles salidas políticas para Puerto Rico: wishy, wishy-washy o washy, correspondiente a la independencia, el Estado Libre Asociado o la anexión plena como Estado; que, en otras palabras, implica nación, colonia o Estado y, en términos lingüísticos, se refleja en el español, el espanglish y el inglés. Hay que señalar que estos dos capítulos ofrecen perspectivas conceptuales contrastables (bilingüismo y translanguaging), un aspecto que se agradece, porque, al igual que el resto del volumen, no se pretende promover una visión consensuada sobre la obra de Braschi.

Persuasive Art of Dramatic Voices

La segunda sección, “Persuasive Art of Dramatic Voices”, incluye cuatro capítulos que se agrupan en torno a las estrategias que utiliza Braschi para establecer conexiones emotivas y cognitivas con sus lectores. Cristina Garrigós, en “Giannina and Braschi: A Polyphony of Voices”, se centra en la importancia del diálogo en la obra de Braschi, argumentando que lo podemos entender como un signo alternativo de la postmodernidad, que generalmente privilegia la fragmentación. Su capítulo demuestra las separaciones y vínculos entre la autora y sus personajes, afirmando que Braschi escribe y Giannina actúa. El siguiente capítulo de Laura R. Loustau, “The Poetry of Giannina Braschi: Art and Magic in Assault on Time”, si bien solo trabaja el primer poemario de Braschi, posteriormente integrado como el primer apartado de Imperio de sueños, entrega claves para leer toda la obra poética de Braschi, con fuertes influencias de las vanguardias latinoamericanas, y en particular de César Vallejo. Los otros dos capítulos que componen esta sección vuelven su foco sobre United States of Banana: Elizabeth Lowry, en “The Human Barnyard: Rhetoric, Identification, and Symbolic Representation in United States of Banana”, argumenta que la novela se distancia de los típicos relatos post-Torres Gemelas, negociando el terreno del dolor y la memoria desde la perspectiva de una migrante a Estados Unidos, a través de estrategias retóricas que pueden resultar incómodas; y Daniela Daniele, en “Gamifying World Literature: Giannina Braschi’s United States of Banana”, asemeja la novela a la función de la viñeta que, a partir del humor, permite ver los horrores del imperialismo estadounidense.

Intermedial Poetics and Radical Thinking

Los tres trabajos que integran la última sección del volumen, “Intermedial Poetics and Radical Thinking”, se centran principalmente en temas estéticos. Dorian Lugo Bertrán, en su capítulo “Leaping Off the Page: Giannina Braschi’s Intermedialities”, examina la heterogeneidad genérica en la obra de Braschi, vinculándola con implicancias que van más allá de la escritura y también cómo otros artistas han traducido su trabajo a medios como la pintura, el teatro, la escultura, entre otros. Por su parte, en “Free-dom: United States of Banana and the Limits of Sovereignty”, Ronald Mendoza-de Jesús compara las trayectorias de Braschi con Derrida, ambos con formaciones en situaciones coloniales. Disecciona las implicaciones de la libertad soberana y personal, con una comprensiva discusión sobre los eventos que han vuelto a cuestionar el estatus político de Puerto Rico, en particular el infame proyecto de ley PROMESA, aprobado en 2016 por el Congreso de EE.UU. para aliviar la crisis económica, pero que profundiza el control colonial sobre la isla. El texto articula cómo Braschi formula propuestas estéticas que nos hacen repensar los conceptos de libertad, derechos y soberanía. El último trabajo de esta sección, “The Holy Trinity: Money, Power, and Success in United States of Banana”, de Francisco José Ramos, lee la última novela de Braschi como una sátira política capaz de develar, a través del espectáculo propio de la cultura pop estadounidense, la compleja dependencia colonial de Puerto Rico.

El volumen cierra con una entrevista –o más bien conversación– entre Rolando Pérez y Braschi, aportando una especie de coda más personal al conjunto de trabajos críticos. Aquí, Braschi habla de su proceso creativo, entrega claves en torno a algunos personajes de sus libros, reflexiona sobre las diferentes posibilidades que brinda escribir en español e inglés, y defiende la riqueza cultural y natural de Puerto Rico (nunca se ha llamado Puerto Pobre, afirma la autora). Algunos de los temas tocados aquí aparecen en otras entrevistas, incluso citados en los capítulos anteriores, como los tres poetas que la han acompañado durante su vida: el poeta-actor (Hamlet), el poetafilósofo (Zarathustra) y la poeta-niña (ella misma); y también la importancia de Vallejo en su obra, que siempre reaparece como una caja sorpresa, independiente de las veces que intente cerrarla. Esta entrevista es la primera parte de una serie que será transformada en un libro, proyecto que sería un provechoso complemento al presente volumen cuando vea la luz.

Poets, Philosophers, Lovers es un volumen muy comprehensivo sobre la obra que Giannina Braschi ha estado desarrollando desde los años 80 hasta la actualidad y, con trabajos rigurosos y fáciles de leer, representa un recurso indispensable para los estudios braschianos y la literatura migrante en general. Dicho eso, si bien la mayoría de los colaboradores son profesores universitarios, el libro en su conjunto no se lee como un típico volumen académico: los trabajos no buscan exponer objetivos ni resultados de investigación, más bien son ensayos de reflexión crítica. Llama la atención que, de los doce trabajos, hay siete sobre United States of Banana, sin duda la obra que ha provocado mayor impacto en el público lector de Braschi. Es de esperar que la traducción al español, publicada en España en 2016, genere un impacto similar entre lectores del mundo hispanohablante y, muy particularmente los latinoamericanos, debido a los temas que trata, aunque una breve comparación entre las versiones en inglés y español revela una serie de elementos que quedaron fuera de la traducción, como secciones enteras de diálogo, la metáfora de wishy, wishy-washy y washy, entre otros.

Un aspecto fundamental de Poets, Philosophers, Lovers, es que, si bien se publica en inglés en EE.UU., los colaboradores representan una mezcla bastante equitativa de críticos que trabajan entre EE.UU. y Puerto Rico, además de España e Italia. Mientras se echa de menos algunas perspectivas latinoamericanas, el volumen abre la posibilidad de profundizar nuestro conocimiento de la obra de Braschi en el resto del continente. También aporta importantes enfoques críticos sobre los femémonos de la escritura bilingüe o translingüística, presentes en la producción cultural latinoamericana desde la frontera de EE.UU.-México, hasta el Cono Sur, históricamente entre las lenguas indígenas y el español, aunque también entre el español y el creol anglófono en el caso de la costa caribeña de Centroamérica o, más recientemente, entre el español y el creole haitiano en un país como Chile.

Como los poetas, filósofos y amantes que están esperando al otro lado de la puerta para entrar al diálogo de la república al final de United States of Banana, este libro traspasó el umbral como un esfuerzo de reflexión crítica y creativa sobre la obra de Braschi, como un acto de amor.

THOMAS ROTHE

Universidad de Chile

1 Es de notar que, pese a su férrea defensa de la lengua española en Puerto Rico, Vientós vivió unos años en EE.UU., era traductora desde el inglés y admiradora de autores estadounidenses que no necesariamente coinciden con ideales revolucionarios o anticoloniales, como Henry James.

Add Comment